INTERCAMBIO. DÍAS 1 Y 2: Parada en París y llegada a Groningen

¡Ya estamos en Groningen!

El viernes por la tarde treinta y tres alumnos de 4º ESO acompañados de dos profesores partían rumbo a Holanda para participar en una nueva edición del intercambio que nuestro colegio viene llevando a cabo con el Montessori Lyceum Groningen. Una experiencia única ya que durante una semana no sólo convivirán con los alumnos holandeses que les acogen en sus casas y que nos visitaron previamente en octubre, sino con alrededor de quinientos alumnos de otros centros de la geografía europea tan dispares como Italia, Francia o Eslovaquia.

Tras una larga noche de autobús llegamos a París sobre las 9:30 am. Aprovechando el trayecto hasta tierras holandesas, viene siendo ya habitual pasar el día del sábado recorriendo esta bella ciudad. Comenzamos visitando la catedral de Notre-Dame y algunos de los alumnos decidieron acompañarnos a visitar la Sainte Chapelle, un edificio gótico cercano a la catedral que contiene unas de las vidrieras más espectaculares de este estilo arquitectónico. Otros alumnos decidieron pasar más tiempo visitando la catedral y los alrededores, incluso probar un plato típico de la gastronomía francesa: los crepes. Una vez completadas las visitas y aprovechando el espectacular día soleado, marchamos junto a la orilla del rio Sena rumbo al museo del Louvre donde durante dos horas nuestros chicos y chicas recorrieron los recovecos del inmenso edificio en busca de las obras más representativas, mención especial para La Gioconda o Mona Lisa. Salieron encantados y os aseguramos que disfrutaron y valoraron lo que allí vieron.

   

Por la tarde nos vimos afectados por la situación convulsa de protestas que vive el país francés en los últimos meses y nuestra visita al Arco del Triunfo fue cancelada a última hora. Pero su decepción en seguida se disipó cuando observaron las impresionantes vistas de la capital francesa desde el segundo piso de la Torre Eiffel. Tuvimos que hacer “algo” de cola, pero a tenor de sus caras creednos: valió la pena. Terminamos la intensa jornada desde otro de los puntos emblemáticos de la ciudad: el Sacre Coeur (el Sagrado Corazón) y callejeando por el popular y bohemio barrio de Montmartre.

    

Agotados, o más bien exhaustos, subimos al autobús y tras una noche muy tranquila a bordo, a primera hora de la mañana las familias holandesas ya estaban esperando a nuestros alumnos con una sonrisa para recibirles y acogerles en sus casas. Pasarán la tarde de hoy llevando a cabo las actividades que cada familia ha ideado y descansando y cogiendo fuerzas ya que esto no ha hecho nada más que empezar.

Mañana comenzamos con el “Opening Day”. ¡Os seguiremos informando!

Categorias: