ERASMUS+ EN BULGARIA: DÍA 4

Hoy ha sido un día intenso de trabajo en el proyecto. Como ya sabéis, estamos diseñando nuestra ciudad utópica, YouthTopiaGO!, así que los alumnos han estado trabajando en 8 grupos distintos:

Dos de periodistas. Uno se dedica a hacer entrevistas a los participantes en el proyecto, para recoger sus impresiones y publicar una especie de periódico al final del encuentro, y el otro se encarga de grabar vídeos y editarlos para nuestro canal de Youtube.

Otros dos grupos están trabajando en hacer una maqueta de la ciudad, y dado que estamos hablando sobre educación, están creando un colegio tal y como les gustaría que fuera.

Otros dos grupos están trabajando los contenidos, en los que plasman toda la información sobre cómo les gustaría que fuera la educación en un futuro. Ayer terminaron la primera de las plataformas, que consiste en una serie de avatares. Podéis acceder a la página pinchando aquí, y darle al play a cada uno de ellos para escuchar sus propuestas (todo en inglés, claro…)

Otro grupo ha comenzado a preparar una actividad de difusión, que desarrollaremos el viernes en el centro de la ciudad. En ella, trataremos de transmitir a los que por allí pasen, toda nuestra ilusión por crear una educación para los tiempos actuales, y acorde a nuestros alumnos.

Por último, uno de los grupos está trabajando en crear una ciudad virtual, un lugar donde los alumnos podrán mantener el contacto en un futuro, y donde crearán el interior de una escuela, con aquellas cosas que sueñan y que puede que sean factibles dentro de unos años. Para ello están utilizando Minecraft, una de las herramientas punteras en el ámbito de la educación, y que hasta ahora la mayoría solamente había utilizado para jugar. El resultado promete ser espectacular.

Como veis, el trabajo del proyecto va viento en popa, y todos estamos muy contentos con su rendimiento. La verdad es que ellos están muy ilusionados, y se les ve con ganas.
Al acabar la jornada en el centro, los alumnos búlgaros han hecho una visita guiada para sus invitados, explicándoles los puntos más importantes de la Pazardzhik. Como pasa siempre en estas ocasiones, las experiencias han sido diversas, pero todos han pasado un rato agradable.
Por la noche, cena y fiesta. Se lo han pasado genial, han roto el hielo los búlgaros con sus bailes tradicionales que se bailan en círculo, y todos hemos participado en ellos. Después de todo un poco, desde la Macarena hasta la Bomba, pasando varias veces por Enrique Iglesias. Y algo de música holandesa, turca, vamos, muy internacional todo.

Como siempre, ha sido un acierto hacer la fiesta el martes, porque han hecho muchos lazos y aún nos quedan tres días para terminar de hacer piña.

Nuestros alumnos se están portando espectacularmente bien, están trabajando bien y sobre todo sonríen muchísimo, la mejor muestra de que la experiencia está siendo bestial.

Mañana os contamos más cosas. ¡Hasta entonces!