ERASMUS+ EN BULGARIA: DÍA 3

Hoy ha comenzado de verdad nuestro proyecto. Hemos puesto la primera piedra de lo que será YouthtopiaGO!, la ciudad ideal creada por nuestros alumnos. Aunque hoy ha sido simplemente una primera toma de contacto, y debate de ideas, antes de empezar con los grupos de trabajo mañana.


Hemos llegado a las 9.00 al Instituto Lingüístico Bertold Brecht, centro que organiza este primer encuentro. Y desde allí hemos comenzado a presentarnos, primer punto importante de nuestro proyecto. Como en el primer encuentro del anterior proyecto vimos que ir presentándonos uno por uno resultaba largo y pesado, decidimos desde hace tiempo hacer una feria internacional, de manera que cada país monta un puestecito con información sobre la ciudad y la región, algunas indicaciones sobre el sistema educativo, y, por supuesto, una muestra generosa de las especialidades culinarias.

Los dulces turcos, los chocolates holandeses, los quesos de Francia e Italia, incluso los embutidos y turrones de España, no podían competir con las especialidades locales. Las abuelas búlgaras (toda una institución aquí) tuvieron trabajo la noche anterior.

 

Por supuesto, no podía faltar la foto oficial de grupo, que es un gran punto de partida para todos.

 

Y de ahí nos fuimos a comenzar nuestra labor. Unos grupos de debate internacionales para establecer los puntos en torno a los que luego girará el trabajo de los diferentes grupos.

La infraestructura de los colegios, el aspecto y organización de las clases, flexibilidad a la hora de elegir los itinerarios, asignaturas curriculares y extracurriculares, y la relación entre profesores y alumnos fueron los puntos más destacados.


Nuestros alumnos están trabajando muy bien, y están aportando opiniones valiosas a los grupos. ¡Da gusto escucharles hablar, por lo bien que lo hacen, y por lo que dicen!


Cuando vosotros estabais tomando café, a eso de las 11.30 hora española, nosotros empezábamos a comer. Algunos se llevaron comida, otros fueron a una hamburguesería a las puertas del colegio (en lugar de Burger King, aquí tienen la Burger Queen), y, los que encontraron sitio, fueron al restaurante Piccante, también junto al instituto.
Era divertido ver a los alumnos con el traductor en tiempo real del móvil, enfocando a una carta que está solamente en búlgaro, y sin fotografías… Os tenemos que reconocer que los profes ya vamos siendo capaces de descifrar algunas palabras, que no sólo no están en nuestro idioma, sino que no utilizan ni nuestro alfabeto…


Por la tarde continuamos el trabajo, y cerramos juntándonos en el salón de actos para clausurar la primera jornada.


Desde ahí emprendimos camino al hotel, donde nos esperaba una charla de un experto. En este caso, era un examinador de Cambridge, que habló de la importancia de las certificaciones.

Vimos con sorpresa a la par que alegría, que nuestros alumnos tienen el sentido crítico bien desarrollado, y que ya empiezan a sentir el proyecto como suyo, porque en los puntos en los que el discurso se alejó de lo que habían hablado por la mañana, le dieron bastante caña.


Y así terminó nuestro primer día de trabajo. Contentos por esa primera toma de contacto, y, sobre todo, por el buen ambiente que se ha creado entre los alumnos, que se están mezclando bastante.

Como siempre, todas las fotos, aquí.

Mañana seguiremos trabajando duro. ¡Hasta entonces!