ERASMUS+ EN BULGARIA: DÍA 2

¡Hola de nuevo!
Como sabéis, hace tres años ya vinimos con un grupo del colegio a Bulgaria, y también nos quedamos dos noches en Bulgaria. Pero, como no conocíamos nada del país, nos quedamos con las ganas de visitar dos sitios que tenían una pinta increíble. Así que esta vez no nos podía volver a pasar.
Por eso hemos alquilado un autobús que nos ha llevado hasta el Monasterio de Rila, símbolo inequívoco del país, centro de referencia para los ciudadanos de Bulgaria, pero que, al estar tan lejos, no mucha gente visita. Es cierto que hemos estado mucho más tiempo en el autobús que visitándolo, pero la verdad que es una auténtica joya.


Las puertas de acceso dan paso a un claustro espectacular, muy distinto a lo que estamos acostumbrados, y con muchísimo encanto. Al estar rodeado de montañas, la nieve le daba el punto definitivo para ser una de las imágenes que vendrán a la cabeza de nuestros alumnos cuando recuerden este viaje.


En el centro, la iglesia no tiene ni un centímetro cuadrado sin decorar. Con unos frescos impresionantes, tanto por dentro como por fuera, los chavales han disfrutado muchísimo del lugar. Y como ha salido el sol, y no hacía nada de frío (después de llevar semanas previniéndoles sobre el frío que pasarían hoy), hemos podido estirar el paseo por los alrededores del monasterio.


Para enganañar al estómago, hemos probado una especie de rosquillas, que parecían más buñuelos con forma de donut, que estaban buenísimo. Ni uno se ha resistido.


Y tocaba coger el autobús de vuelta para la segunda perla a desmano del centro de la ciudad: la iglesia de Boyana.

Una iglesia diminuta, patrimonio de la humanidad, pero con unos frescos que están considerados como la mejor representación del arte de la época. Tan débiles, que no solamente no se puede hacer fotos (las que os ponemos son sacadas de internet), sino que hay que entrar en grupos pequeños y por tiempo limitado, ya que se deben preservar las condiciones de temperatura y humedad.

Una de las curiosidades es que aquí se encuentra la única pintura que existe en el mundo en la que Jesús aparece como un adolescente, con aproximadamente 12 años, replicando a los fariseos en el templo


 Ya solamente quedaba ir a Pazardzhik, donde nos esperaban los alumnos que acogerán a nuestros chavales durante esta semana. Desde el centro de la ciudad, nos hemos juntado con los compañeros de Francia, Italia, Holanda y Turquía para ir a Pazardzhik.

Como casi todos habían tenido contacto directo con ellos a través de redes sociales, la distribución ha sido muy rápida. Los alumnos búlgaros estaban realmente sonrientes y encantados de empezar con una semana que seguro será inolvidable para todos. Aquí os dejamos algunas fotos del encuentro (alguno se ha marchado incluso antes de que pudiéramos verles).
Hora de descansar, tras tres días muy intensos. Nos vamos a la cama con una sonrisa de satisfacción por todo lo vivido, lo compartido, y por haber podido disfrutar de este proyecto tan apasionante, que no ha hecho más que empezar.

Mientras tanto, todas las fotos, aquí.

¡Hasta mañana!