INTERCAMBIO. DÍA 5: PROFES POR UN DÍA!

La mañana nos recibe con un aire que nos recuerda al de un día de frío de invierno en Logroño. El vestíbulo del instituto es un hervidero de estudiantes que se arremolinan entre los dos paneles indicativos de las aulas en las que los estudiantes de las distintas delegaciones expondrán sus talleres a los alumnos del Lyceum Montessori. Por un día, se olvidarán de sus profesores y de sus clases habituales y participarán en las distintas actividades que los alumnos del intercambio han preparado para ellos.

La variedad de los temas que han preparado nuestros chicos y chicas es muy amplia así que, horario en mano, diseñamos un plan para intentar colarnos en la mayoría de los talleres y ver como nuestros alumnos y alumnas se desenvuelven en la complicada, aunque gratificante, labor docente, al menos por un día.
Divididos en dos bloques, unos a las 9am y otros a partir de las 12:30pm, nos encaminamos hacia el primer taller, diseñado por Paula Sáenz y Lucía Jiménez y sus respectivas compañeras de intercambio, enfocado en una prenda característica de los Maristas y que llamó mucho la atención a los alumnos holandeses cuando nos visitaron en octubre: el uniforme. Primero, los participantes en el taller tuvieron que adivinar entre varios modelos cual es el que pertenece a nuestro colegio y después diseñar su propio uniforme utilizando una serie de telas estampadas y pinturas de colores. Los diseños ganadores fueron premiados y todos compartieron golosinas y caramelos típicos de nuestro país.

 

 


Jorge Castresana y Nuria Ponce mostraron el proceso de elaboración tradicional del vino y el mosto con el pisado de la uva y animaron a los alumnos del taller a arremangarse y pringarse aplastando las uvas bien con las manos, bien con los pies los más valientes. Se lo pasaron genial y luego pudieron degustar el mosto traído desde España.


El taller de Lucía Rodríguez y Andrea de Miguel se centró sobre todo en la comida, la música y la danza. Llegamos justo en el momento en que enseñaban a bailar a los holandeses el “Paquito el Chocolatero” y una jota tradicional. No pudimos evitar unirnos a la fiesta y fue un momento muy divertido.


Por las jotas también se decantaron los grupos de Adriana Prados, Manuel Sabrás y Alejandro Sáenz por un lado, y el de Joaquín González, Diego Morga y Manuel Villota. Les enseñaron algunos pasos básicos e hicieron una competición de bailes de jotas. 

Anne León y Lucía Martínez les hablaron de la calle más famosa de Logroño, la calle Laurel, y de las tapas que hacen las delicias tanto de autóctonos como de foráneos. Ante lo complicado de elaborar una tapa “in situ”, optaron por que los alumnos diseñaran su propia brocheta…de gominolas, y ellos encantados, claro.


Alba Llorente, Ana Postigo y Alexandra del Campo optaron por retar a los participantes de su taller a animarse con el español. Pero no enseñándoles las típicas palabras… ¡sino con trabalenguas! Divididos en varios niveles de dificultad, fue todo un desafío para los holandeses salir airosos del “tres tristes tigres” y del “el cielo está enladrillado”. ¡Muy divertido!


Marco Thibergien, Rafael Celorrio y Mario Tola optaron por los deportes, explicándoles los deportes más tradicionales y después participando con ellos en varias competiciones.
Otro de los talleres que gustó mucho a la profesora que les estuvo valorando fue el diseñado por Jimena García y Pablo Sáenz-López sobre los trajes tradicionales. Cuando llegamos, los alumnos estaban concentrados tratando de copiar o diseñar el traje típico riojano. Previamente les habían explicado como era y cuando se usaba y la importancia que tenía en las fiestas riojanas más tradicionales. También hicieron un concurso y premiaron a los ganadores.


Las costumbres riojanas y “los Picaos” fueron el tema principal del taller de Hugo Collantes, Pablo Montilla y Miguel Fontecha. Una vez explicada esta tradición propia de San Vicente de la Sonsierra los alumnos diseñaron la máscara que ellos imaginarían que la gente lleva puesta: el resultado fue divertido porque había desde máscaras para super héroes hasta algún diseño de casco medieval. Luego contrastaron sus diseños con el capirote original.


Lucía Rada y Rodrigo Torres les enseñaron los monumentos más típicos de la ciudad de Logroño, sus sitios más característicos y les pidieron que diseñaran una camiseta de la ciudad. Muchos de ellos optaron por el Puente de piedra como elemento central de su estampado.
En su visita a España, los holandeses quedaron gratamente impresionados durante la visita al taller de alfarería sito en Navarrete. Que su profesora, Jayanne, tenga también su propio taller animó a que el interés en las explicaciones de Toño Naharro creciera. Así que, Marco Yangüela, Ainara Tamayo y Laura Samartino hablaron sobre la alfarería y en la parte práctica enseñaron a los alumnos a trabajar la arcilla y ver si eran capaces de copiar algunos diseños sencillos.


Y finalmente, el taller de Daniela García, Elisa Sacristán y Diego Rodríguez consistió en reflejar sus impresiones sobre el intercambio, contar las cosas que hicieron en España y que están haciendo aquí y les dieron a degustar algunos productos típicos de nuestra región.
Como podéis comprobar, nuestros alumnos y alumnas pusieron mucho empeño en causar una buena impresión, y los profesores de allí nos trasladaron que habían quedado gratamente sorprendidos por su implicación, la forma de enfocar el taller y su manera de transmitirlo. Si a nosotros esto nos llena de orgullo, os podéis imaginar como se sentían ellos. ¡Bravo y enhorabuena!
 

Categorias: