INTERCAMBIO: DÍA 4: VISITA A ÁMSTERDAM

¡Hola de nuevo!
Hoy ha tocado madrugar un poco más porque por delante teníamos alrededor de dos horas y media de autobús para desplazarnos y pasar el día en una de las ciudades más bellas y cosmopolitas de Europa: Amsterdam.


La pintoresca capital nos ha recibido con los brazos abiertos entre el barullo de bicis, motocicletas, coches, tranvías, furgonetas y demás vehículos que transitan por sus calles. Así que nuestro primer consejo ha sido que vayan atentos y con los ojos bien abiertos en cada cruce o paso de cebra para evitar ser arrollados. Soplaba un poco el viento y hacía algo de frio, pero un cielo totalmente despejado dejaba que la luz del sol llenase de luz las calles y los edificios de la ciudad y a través de una de las calles principales y con los famosos canales presentes a un lado y otro de nuestro camino, nos hemos dirigido en grupo hasta la simbólica plaza Dam en el mismo centro de la ciudad, que nos serviría a su vez como punto de encuentro y punto de inicio de la visita guiada que nuestros alumnos iban a disfrutar por la tarde.

Aquí les hemos dejado algo de tiempo libre para comer, ir de tiendas y comprar esos pequeños detalles y souvenirs para sus más allegados y que sirven de recuerdo de un viaje y una experiencia que hasta ahora está resultando mágica para ellos.


Tras el receso, separados en tres grupos distintos mezclados, cómo no, con sus compañeros holandeses han recorrido las calles de la ciudad con la inestimable ayuda de tres guías nativos que les han enseñado las zonas y edificios más importantes y característicos de Amsterdam, a la vez que llenaban de lecciones de historia y anécdotas sus explicaciones.

El Palacio Real de Amsterdam, el antiguo edificio de la universidad, el Begijnhof (un antiguo convento reconvertido en un tranquilo y plácido barrio exclusivo para mujeres), el edificio de la antigua Compañía de Indias Orientales y cómo no, los famosos “coffee shops” y una pequeña parte reformada del barrio rojo. Una visita muy interesante, y en inglés, que ha servido para que los alumnos aprendan un poco más de la historia y cultura del país que están visitando.


Tras el viaje en a
utobús cada alumno ha vuelto a casa con su alumno de intercambio. A medida que pasan los días van perdiendo la timidez e interaccionan más con sus compañeros holandeses. Al fin y al cabo esa es la idea principal de este viaje.

¡Mañana toca presentar sus talleres!

Categorias: