INTERCAMBIO CON ALEMANIA: DÍA 4

Si ayer tocó visita cultural, hoy hemos tenido…¡jornada deportiva! Puntuales, como no podía ser de otra manera en Alemania, nuestros alumnos y sus compañeros han aparecido en el colegio ataviados con ropa deportiva y sus bicicletas a punto para hacer un recorrido por caminos y sendas que nos llevarían hasta el icónico Turmbergy al parque multiaventura Waldseilpark que queda justo al lado de esta torre.

Pero, antes de iniciar nuestra marcha, teníamos una cita en el ayuntamiento de Karlsbad con Herr Timm, alcalde del municipio, quién tenía preparada una sencilla recepción donde ha alabado la iniciativa de ambos colegios por organizar este intercambio que sirve como vínculo entre ambos países y que ofrece a sus participantes la posibilidad de conocer de primera mano la idiosincrasia de cada región.

Tras la foto de rigor, que daba el toque oficial al evento, ha comenzado nuestra particular marcha cicloturista discurriendo por pueblos y caminos que nos ha permitido apreciar la belleza natural del paisaje de esta zona. Algunos han sufrido más que otros cuando la carretera picaba hacia arriba, pero al final todos hemos conseguido llegar más o menos en un grupo compacto a Waldseilpark.

Antes de comenzar a recorrer las pistas, hemos disfrutado de un pequeño refrigerio, que nos ha ayudado a reponer fuerzas. Acto seguido, dos monitoras del parque nos han explicado la correcta colocación del arnés de seguridad y su funcionamiento, han hecho una demostración práctica de como moverse por los distintos obstáculos y a continuación, en pequeños grupos han comenzado su aventura por las distintas tirolinas y desafíos aéreos. Durante dos horas han competido por ver quién era capaz de completar cada recorrido, quién podía hacerlo en el menor tiempo y algunos valientes se han atrevido con la “pista negra”, sólo apta para expertos en la materia.

El sol nos ha acompañado durante toda la jornada y ha sido una gozada poder disfrutar de un día en la naturaleza con los colores otoñales de las hojas envolviéndonos en este idílico lugar. Lo más duro ha sido volver a montarse de vuelta al colegio o a sus casas con las fuerzas más bien justitas. ¡Pero hemos disfrutado como enanos!


 

Categorias: